Gabialv91 diciembre 9, 2018

El Consejo Superior de Deportes establece que los dos clubes gallegos jugarán la próxima temporada en la primera división española y revoca la decisión la Liga. 

Quince días ha durado la pesadilla de los clubes de balonmano Frigoríficos Cangas do Morrazo y Teucro que ven ahora con tranquilidad como el CSD les ha asegurado la plaza que deportivamente se habían ganado en la temporada pasada, la 2014-2015.

El 16 de julio la Liga Asobal indicaba que rechaza la participación de los clubes Cangas y Teucro por no haber abonado, en el plazo establecido, las cuotas de asociados y los avales para cubrir eventuales impagos.

Al contrario que la Liga Profesional de Fútbol o de la Liga ACB de baloncesto, la Liga ASOBAL de balonmano no es una liga profesional de las que se incorpora la posibilidad de creación en la Ley del Deporte (Ley 10/1990). Por lo tanto la competencia de organizar la competición a nivel nacional corresponde a la Real Federación Española de Balonmano, el cual a través de un convenio cede esta competencia a la Liga ASOBAL. 

Sin embargo, un día después de la decisión de la la ASOBAL de rechazar a Cangas y Teucro, la propia Federación, a través de su Comité de Competición, revocaba la exclusión de los clubes. Y es que, en el convenio firmado por ambas partes queda claro que la ASOBAL no tiene competencia para excluir a los equipos, y que este tipo de decisiones se tendrá que tomar en conjunto, según lo establecido, en una Comisión de Seguimiento. Esta Comisión de Seguimiento, formada por la propia Federación, la ASOBAL y la Asociación de Jugadores, se reúne el 24 de julio.

“El único órgano competente para tomar una decisión de estas características es el Comité Nacional de Competición de la Real Federación Española de Balonmano, previo informe de la Comisión de Seguimiento, tal y como se refleja en el título V.XIII.5º, página 13, del convenio suscrito entre la Real Federación Española de Balonmano y ASOBAL”.

Sin embargo, y una vez aclarada que la Liga ASOBAL, no tiene competencia para no admitir a los clubes, la Comisión de Seguimiento no llega a una decisión, ya que según lo pactado, ésta tan solo se alcanzará de manera unánime, algo a lo que, estando la propia ASOBAL como miembro de la comisión, parecía lógico que no se iba a llegar. Por lo tanto, y según el propio convenio, la decisión final correría a cargo del máximo órgano español en materia deportiva, el Consejo Superior de Deportes.

En 31 de julio, quince días después del comunicado de la ASOBAL, el CSD establece que el Cangas y el Teucro jueguen en la primera división del balonmano español. En su comunicado el CSD deja claro que la ASOBAL no tiene competencia para no excluir a los equipos y que esto corresponde a la labor de la Comisión de Seguimiento, la cual tiene la labor de realizar «el informe para desestimar la participación de un club en la competición, que deberá ser remitido al órgano federativo competente.”

Así pues, según el convenio firmado entre las partes, queda claro que la Liga ASOBAL se excedió en sus competencias y no le correspondía la labor de aceptar o no a los clubes, una competencia que la Federación había cedido a la Comisión de Seguimiento.

Este caso recuerda, con un final opuesto, al conflicto entre la ACB y el Bilbao Basket, que acabó con una sentencia del Tribubal Administrativo del Deporte (TAD), por la cual se declara la ineligibilidad por impago de un club como una medida administrativa de naturaleza disciplinaria. Sin embargo en este caso, hablamos de una Liga Profesional, lo que hace que pueda ejercer funciones públicas de carácter administrativo (como la inegibilidad de clubes), gracias a que le han sido delegadas por la Ley del Deporte. Algo a lo que las ligas no profesionales, como la ASOBAL, no pueden acceder.

Texto: Gabriel Álvarez

Texto previo a la noticia: GabrielAlvFundamentosJuridicos

 

 

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *