Gabialv91 noviembre 27, 2018
Llorente, jugador del Real Madrid.

El equipo blanco vence a su rival italiano y se asegura el primer puesto del grupo y la clasificación para octavos de Champions con una jornada de adelanto. 

Segundas partes nunca fueron buenas, o eso dice el refrán, porque esta noche en la capital italiana, el Real Madrid encontró su fútbol y su estilo en los segundos cuarenta y cinco minutos, con el resultado a favor y espacio para correr.

Se enfrentaban dos equipos con muchas dudas, sin embargo se enfrentaban en la competición donde el Madrid encuentra siempre una solución, la Copa de Europa. Algo pasa en las citas importantes cuando el equipo blanco juega en Europa, algo sobrenatural, algo que hace Ünder, el delantero del equipo romano, no sea capaz de empujar sin oposición un balón a dos metros de la línea de gol, algo que hace que Fazio despeje hacia la posición de Bale un balón sin ningún peligro. Ese algo, es lo que lleva buscando toda Europa cinco años, pero es un algo que solo encuentra el Real Madrid, y ayer en Roma volvió a aparecer.

Bale celebra su gol ante la Roma
El gol de Bale supuso el despertar del equipo en la noche europea.

Después de una primera parte en la que el equipo parecía todavía noqueado por lo de Éibar, el Real Madrid se encontró con el gol y con la tranquilidad de poder jugar al fútbol. Por fin apareció Llorente, demostrando que es un mejor reemplazo que Ceballos para el inmenso hueco que deja Casemiro, no es que el utrerano sea mal jugador, todo lo contrario, es que esa sencillamente no es su posición. Y con un pivote de garantías Modric y Kross tienen más libertad para demostrar que son jugadores de primerísimo nivel.

La cantera quiere dar un paso adelante, y quizás sea Lucas Vázquez el que deba mostrar el camino a los jóvenes, el jugador gallego marcó el segundo y definitivo gol que cerró el encuentro y trajo la clasificación, el primer puesto y algo de tranquilidad y tiempo a las filas blancas.

El Real Madrid en Champions se transforma, y cuando no lo hace por lo menos gana. Esta noche ha sido una mezcla de las dos versiones blancas en Europa, una primera parte en la que se sobrevivió al tedio del equipo y una segunda en el que los blancos se encendieron y dejaron chispazos de lo que puede llegar a ser.

El equipo de Solari quiere dejar atrás la crisis de octubre, y dejar en un tropiezo puntual lo acontecido en Eibar, este partido de Roma, sobre todo la segunda parte, es un primer paso importante para lograrlo, pero no nos engañemos, queda mucho camino por recorrer, y ojalá el camino correcto haya empezado hoy en Roma, el equipo por lo menos está dispuesto a ello.

Texto: Gabriel Álvarez

Fotos: Reuters

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *