Gabialv91 diciembre 1, 2018
Infantil B Leganés

El equipo blanco lo intentó pero no pudo hacer nada ante un muy bien trabajado Leganés.

Llegaba el primer clasificado a la Ciudad deportiva del Real Madrid con un inicio de temporada inmaculado bajo el brazo, siete partidos y siete victorias. Esperaba el equipo de Juanjo Crespo, que quería dar una alegría a su gente tras la derrota la semana pasada contra el Atlético Madrileño que le hizo perder ligeramente el tren de cabeza.

Pero esta mañana ha parecido que diciembre hubiera dejado helado al equipo blanco. Timorato, cedió mucho espacio y el control del balón y del partido al rival. Como todos los equipos de La Fábrica, el Infantil B sufre mucho sin balón y hoy, ante un equipo que tácticamente estuvo inconmensurable, esa fue su perdición.

Los diez primeros minutos fueron una avalancha verde hacia la portería de Gonzalo. La defensa se veía desbordada ante un equipo que no buscaba profundidad, sino mover la pelota de lado a lado hasta encontrar el espacio. Un par de buenas acciones del portero blanco y la ayuda del palo sirvieron para que el Lega no se pusiera por delante en los primeros minutos.

Real Madrid Infantil B vs Leganés
El equipo blanco sucumbió ante un líder mucho más físico y táctico.

El Real Madrid no localizaba a su medio del campo, y las pocas veces que el balón llegaba a David, los centrales del equipo pepinero, más fuertes y más grandes (todos de segundo año) evitaban las acometidas de un incisivo Guddi. 

El gol llegó cuando se había sobrepasado el primer cuarto de hora, de la manera más cruel posible. Un centro muy alto desde la derecha se envenena y Gonzalo no puede sacarla. Desde entonces el Leganés, ya con el resultado a favor, fue todavía más táctico. Controlaba la pelota desde la línea de centrales y esperaba a que el Madrid dejara algún espacio.

Pero el equipo merengue también es una escuadra muy trabajada e intensificó la presión en busca del empate. No llegaría ni en la primera ni en la segunda parte, donde los chicos de Juanjo Crespo lo intentaron, ya con menos respeto hacia el rival, pero no lo consiguieron.

Gonzalo, el mejor del partido, mantuvo a su equipo en el partido con hasta cinco paradas de mucho mérito, pero en el enésimo centro al área del Leganés, esta vez una falta en el medio campo, un rechace sentenció a los blancos.

Un líder muy trabajado tácticamente consiguió robarle el balón al Real Madrid, y con eso tenían asegurada más de la mitad del pastel. Con la pelota esperaron sus momentos y los encontraron, así de sencillo. Este tropiezo no debe desmoralizar a un equipo que, siendo de primer año, da la cara todos los fines de semana frente a rivales más corpulentos.

Diciembre nos ha dejado helados sí, pero seguro que este Infantil nos ofrecerá un gran regalo ante el Brunete dentro de dos fines de semana, el último regalo antes de Navidad.

Texto: Gabriel Álvarez

Fotos: Saray Madrid

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *